Spirĭtus dlV

PINTURAS

Serie REFUGIOS y DESEOS

 

 

Esta serie reflexiona sobre necesidad de protección y contención del ser humano. Sobre la tensión existente entre lo material y lo espiritual

de sus necesidades en épocas de enfrentamientos.

Es un proyecto que intenta funcionar como un laboratorio, ensayando y cuestionando la apertura a un cambio de paradigmas con respecto

a las necesidades sociales y también personales del hombre en momentos de crisis.

Nuestros recuerdos más lejanos, el amor y la contención recibida en nuestros primeros años de vida también construyen llaves para refugios

en los cuales podemos habitar en paz en situaciones de riesgo. Donde podamos desarrollar miradas integradoras en sintonía al permanente

cambio global y a través de una economía que no excluya y divida.

El refugio físico nos podría recibir para protegernos de las inclemencias externas, ¿el refugio mental y espiritual, nos ayudaría a enfrentar la

incertidumbre con menos angustia? Un lugar donde volver.

 

"La llave maestra" 

 

 

"Este / Siria"

"Este (Siria)" / Acrílico y leds sobre maderas / Medidas variables / 2015

 

"Refugio de lo Inútil"

Refugio de lo inútil / Acrílico y leds sobre maderas / 2015

 

"El Refugio I, Riesgo Formal, interno."

 

DÍA 721

Si. Espero.

Un deseo sentado

sin sueños

Deseo sentarme en la espera

 

y dormir un poco

 

 

 

El Refugio. Riesgo Formal, interno.
Acrílico y leds sobre maderas encontradas.
Dimensiones variables - 2015

 

El Refugio. Riesgo Formal, interno. (detalle)

    Refugio anecoico / Acrílico sobre tela / 2016

 

 

 

                                               Eclipse en suspensión / Acrílico sobre tela / 2016

 

Opciones y deseos / Acrílico sobre tela y madera / 2016

 

 

Subyacente / Acrílico sobre tela / 2017

 

        Deseo imperfecto / Acrílico sobre tela / 2016

 

 

 

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

Serie Exuviae

Cáscara vacía

sobre un jardín blanco,

que cose sus bordes

en silencio.

Relato que aísla 

sus símbolos,

abandonando su mirada

a los dioses

 

Spirĭtus dlV

 

Exuviae: cutícula o cubierta exterior (exoesqueleto), abandonada por los artrópodos (insectos, crustáceos o arácnidos) tras la muda.

 

Deseo 7 / acrílico sobre tela / 2014

 

 

Doble expansión (EXIT) / Acrílico sobre tela / 2015

 

 

 

Espacio de Generación / Acrílico sobre tela / 2015

 

Cíclico sin movimiento / Acrílico sobre tela / 2014

 

 

 

Variable Armónica / Acrílico sobre tela / 2014

 

 

 

Construcción de un cielo / Acrílico sobre tela / 2014

 

 

Máscara para un deseo trunco / Acrílico sobre madera / 2014

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Serie de Paisajes Internos - "El Recorrido de la Sangre"



La incertidumbre y la contradicción...


Lo metafísico conjugado con la cosmología  y en estrecha relación con el esoterismo,  hacen que me remita a voces ancestrales que guían las imágenes en todo su recorrido. El equilibrio interno muta a una nueva forma de sentir el vacío y la geometría. [Spirĭtus dlV]



 



"La Tabla de Esmeralda (arriba y abajo)"
Serie de Paisajes Internos "El Recorrido de la Sangre" 

Acrílico sobre tela - 30 x 40 cm 





"En Sueños" 

Acrílico sobre tela - 130 x 130 cm







"Unitas (color)" 
Serie de Paisajes Internos "El Recorrido de la Sangre"
Acrílico sobre tela - 40 x 50 cm. 








 


"Bajo presión cromática"  Serie de Paisajes Internos

"El recorrido de la sangre" - Acrílico sobre tela - 150 x 150 cm 










"Recuerdo persistente de oxigenación" 

Serie de Paisajes Internos "El recorrido de la Sangre"
Acrílico sobre tela - 120 x 80 cm.










"Noticias de Alcyome"

Serie de Paisajes Internos "El recorrido de la Sangre"
Acrílico sobre tela - 80 x 100 cm 










 "No es tan rotundo el "no" (él, no)" > otro punto de vista.
Serie de Paisajes Internos "El recorrido de la Sangre"
Acrílico sobre tela - 30 x 100 cm 









"No escucho tu voz"
Serie de Paisajes Internos "El Recorrido de la Sangre"
Acrílico sobre tela - 60 x 135 cm. Díptico 












"Un Mundo al Acecho" 

Serie de Paisajes Internos "El recorrido de la Sangre"
Leds, madera y acrilico







"Reposo Inicial - 0"

Serie de Paisajes Internos "El recorrido de la Sangre"

Acrílico sobre tela - 60 x 80 cm.




 


"Recorrido cíclico" 

Serie de paisajes internos "El recorrido de la sangre"
Acrílico sobre tela - 70 x 80 cm. 







"Espectral (en equilibrio?)" 

Serie de PAisajes Internos "El recorrido de la sangre"
Acrílico sobre tela - 200 x 150 cm






"Periodo de mutación (teseracto)"

Serie de Paisajes Internos "El Recorrido de la Sangre"
Acrilico sobre tela - 150 x 150 cm






SIEMPRE HAY QUE PENSAR EN TODO

Texto sobre la muestra "El Recorrido de la Sangre" (Barraca Vorticista)


Por Alberto Méndez


Si miramos a nuestro alrededor veremos que nada es perfecto, por el contrario la incomodidad es la regla y seguramente será más cómodo sentarnos en el banco de un parque que recostarnos vertiginosamente en su césped. Para todos o para algunos la consecuencia de una naturaleza incómoda es la arquitectura. Pero esta idea, original por cierto, no es de quien escribe este texto sino de otro Sr. llamado Wilde.

La idea de perfección, que en apariencia no aparece en la naturaleza, sí aparece muchas veces cuando se intenta conceptualizar al arte geométrico. Existe un ánimo hacia lo perfecto cuando se toma la abstracción geométrica. Pero éste no seria el caso.

En la obra de María de la Vega se reflejan otros modos de arribar a lo perfecto, a lo exacto.

Esa perfección que en apariencia nos presenta tiende a ser fruto u origen de otra reflexión que no guarda relación con el hecho geométrico  conocido como tal. Supuse, es más, estar ante el logro de un método intuitivo carente de reglas. Entonces le consulte, para limitar las dudas. ¿Cuál era su método u orden de trabajo? Respuesta: un no método.

Su amado Roberto Aizenberg siempre propuso una imágen metódica y reflexiva, abarcativa pero distante de un recurso inmediato para aquellos (a veces todos) que miran sin ver.

Ante una mayoría silenciosa de artistas que abrazan la causa  geométrica, me permito decir que las obras de María de la Vega no la presentan como una artista de lo geométrico, porque no lo es.

Para suerte de ella, sus formas y modos de representación la confirman, por encima de cualquier condición y sistema, superándose a su imagen.

Pero si no es geometría, entonces que vemos?

María no deconstruye la realidad, su realidad, su exterior con formas que le son propias. Se vale de ellas para que en sus recorridos de líneas y planos su paisaje sea reflejo de su sonido interior. Nunca abandona lo lúdico en su trazo y dichas situaciones podrían albergar momentos gráficos propios del cómic.

La sensibilidad en su obra no aparece en sus dibujos o pinturas, sino en el aura que a ellos envuelve, hay una cierta magia cercana a lo monumental que los hace distintos dentro del mundo geométrico, tan distintos y reiterativos por igual. No es arquitectura lo que nos muestra pero si posibles relatos de mundos a transitar con la sola suerte de su imaginario.

Cuando empecé a escribir sobre María escuchaba a Caetano Veloso y recordé una anécdota que puede ser propia para este texto. En su época de universidad, Veloso, sin saber si su futuro era la música, un amigo le comentó "tenés que ir a ver a este tipo, esta loco y se que te gustará... Canta para un lado y la melodía va para otro". Ese tipo era Joao Gilberto, Veloso fue a verlo y a partir de ahí cambio su destino o continuó siendo otro.

Desconozco si a María de la Vega le ocurrió algo parecido, pero sus imágenes por encima de sus melodías internas, la muestran lanzada por un discurso intenso más allá de las posibilidades que desde esa superestructura llamada arte geométrico la pretenden controlar...

Por suerte su proyecto de obra sigue siendo otro.



Serie de Paisajes  Internos "Escombros de una geometría"






























































































Paisajes Internos “Escombros de una geometría”



Rectas, planos, diagonales, espacios…sombras y abismos. Estas podrían ser las cualidades de un largo registro de imágenes que se van sucediendo en las distintas expresiones que María de la Vega encara. Sin embargo, en su obra el espectador no se va a encontrar con las formas que acostumbramos ver en las vanguardias geométricas de los albores del siglo pasado o como las que no ofrecieron Vasarely y otros artistas que posteriormente elaboraron propuestas cinéticas. Y  si bien podría parecer que María está en la misma cuerda de estas expresiones, puede observarse que su trabajo tiene un plus que lleva al espectador a imaginar un recorrido espacial nunca visto.

Esta nueva serie de Paisajes Internos: “Escombros de una geometría”  nos lleva a percibir algo más que escombros; rozando una realidad otra en sus perspectivas imposibles y estructuras diagonales, conduciéndonos a través  de líneas y colores hacia profundidades que ahogan y alienan.

La presencia del color en sus obras es fundamental, y para eso vamos a dejar que el pintor venezolano Carlos Cruz Diez nos confirme que no hay colores feos ni bellos, todos son colores. El color es afectivo, lujurioso, lúdico y situacional. Son estos mismos colores los que entran y salen en toda la obra como en un escenario de huecos y gruesas paredes, atravesadas por palabras que hacen más ambigua la lectura. Serán paisajes oníricos, o proyectos de instalaciones como las que inventó El Lissitzsky con sus Proun en 1923? Tal vez sean solamente formas simples que han decidido navegar por el cuadro arbitrariamente en medio de un supuesto caos formal. Una de las cuestiones a las que nos podemos ver  enfrentados ante estos trabajos  podrá ser la de afirmar que las formas siempre están controladas o bien siguen su propia lógica hasta dispararse y chocar con otras de signo contrario. Estas formas, cualquiera sea el caso, a las que de la Vega elige dar vida en medio del vacío, llevan al espectador a hacerse preguntas acerca del silencio. Una vida que responde al poder de transportar a quienes la miran a lugares mágicos, donde no existe el mundo saturado y contaminado de imágenes residuales.

Silencio, vacío, profundidad, estas también son cualidades perdurables que emergen en los trabajos de María de la Vega.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Serie de Paisajes Internos "Todo es verdad todo es mentira, no lo ves?"


Lugares y no lugares que se encuentran en cada uno de nosotros. Zonas internas de poca estabilidad en donde por momentos creemos reposar. Espacios, algunos de transición alejados en su mayoría de las formas cotidianas. Ese remoto y a veces fugáz punto de encuentro entre lo consciente e inconsciente





"Siempre en el mismo lugar" Serie de Paisajes Internos

"Todo es verdad, todo es mentira, no lo ves?"

120 x 130 cm.













"La opción (Mentira)" Serie de Paisajes Internos

"Todo es verdad todo es mentira, no lo ves'"

100 x 100 cm. 












































 

sitio en permanente construcción

Si te gustó compartilo :)

Síguenos en TwitterSiguenos en Facebook


 

Volver / contacto

 

 

© Spirĭtus dlV. Todos los derechos reservados.2014